la inteligencia positiva

La inteligencia positiva

La inteligencia positiva. – Cómo entrenar el pensamiento positivo o cómo mejorar nuestro rendimiento en todos los aspectos.

La clave, o lo que diríamos que es el secreto, se encuentra en el  hábito y en la repetición.

Haciendo un símil con nuestro post dedicado a la creatividad, la felicidad es “entrenable”.

En gran parte de nuestros posts publicados en el blog, hablamos de inteligencia colectiva, del valor de las ideas de los empleados y de la importancia de la motivación para el fomento de esas buenas ideas que impulsen la innovación. Pues bien, hoy dedicamos el post a la inteligencia positiva, el tipo de inteligencia que hace posible el resto de conceptos citados.

La inteligencia positiva, está íntegramente relacionada con el éxito en el trabajo. El primer gran error es creer que este tipo de inteligencia consiste en establecer tu felicidad en la meta a conseguir. Es decir, considerar que para alcanzar la felicidad es necesario conseguir tal cosa o tal propósito. Está comprobado que la verdadera efectividad se encuentra en buscar la satisfacción en el transcurso de la acción. Es decir, enfocarse en ver la parte positiva del proceso que se va sucediendo. Si se pone esfuerzo en este aspecto, sea cual sea el resultado, tu sentimiento será positivo gracias al esfuerzo realizado.

No podemos condicionar nuestra felicidad a un resultado, ese es el verdadero error del éxito. Victor Frankl decía así:

“La felicidad no es una posada en el camino, sino una forma de caminar por la vida”.

Una de las mayores barreras que se interponen en nuestro camino para conseguir este método de vida es el pensamiento rutinario, ya que este tipo de pensamientos no llevan a ningún lado, simplemente rotan sobre sí mismos.

¿Pero cuál es la llave para fomentar ese pensamiento positivo que nos aporte energía y consiga que rindamos mejor?

La clave está en la repetición, o mejor dicho en el hábito. El hábito se crea a partir de la repetición y se convierte en algo cotidiano y casi automático. Ésta es la forma en la que aprendemos de bebés y la manera de cambiar nuestros comportamientos. Requiere esfuerzo, pero es posible, sencillamente consiste es establecer un plan de seguimiento que te ayude a ir desarrollando la inteligencia positiva a través de nuevos hábitos de pensamiento.

5 buenas prácticas para conseguir desarrollar la inteligencia positiva:

  • Al comienzo de cada día planifica tus objetivos, no es necesario que le dediques mucho tiempo, ni que te propongas demasiadas cosas. Plantea dos o tres objetivos, apúntalos en el móvil por ejemplo para tenerlos siempre a mano, y procura que se cumplan antes del vencimiento del día.
  • Haz un reconocimiento positivo a alguna persona de tu entorno. Puede ser de tu trabajo, de tu familia, de tus amistades o conocidos… El propósito es valorar algún aspecto positivo de otra persona.
  • En caso de recibir alguna crítica a lo largo del día esfuérzate por contestar positivamente. Recibir las críticas de manera positiva no sólo te fortalece, sino que además mejora tu buen humor.
  • Localiza una cita o una frase de carácter positivo que te resulte motivadora y te sientas identificado. Repítela a lo largo del día mentalmente tantas veces como lo necesites. Considérala una especie de amuleto.
  • Al finalizar el día apunta tres cosas que hayas sido positivas y gratificantes para ti. Es una manera de valorar las cosas buenas que te han ocurrido durante el día. Piénsalo bien, asegúrate de que siempre sean como mínimo tres.

Por el momento estos son los consejos que os dejamos. Por supuesto existen otras muchas prácticas de carácter positivo que puedes realizar y que si quieres comentárnoslas estaremos encantados de escuchar tu opinión.

Así pues anímate a realizar estas prácticas y verás cómo tu rendimiento será mejor, la capacidad para trabajar en equipo aumentará e incluso tu creatividad se verá fortalecida.

El cuidado del pensamiento positivo puede ser la clave de tu éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *