proceso del éxito

El proceso del éxito de manos de Walt Disney

El proceso del éxito de manos de Walt Disney. – Vamos a centrarnos en uno de los casos de éxito más conocidos de la historia: Walt Disney.

En una ocasión en la que Walt Disney se encontraba en uno de sus parques temáticos conversando con el personal. Uno de los encargados se acercó a preguntarle si se encontraba allí por algún error o fallo en el trabajo desempeñado, a lo que Walt Disney respondió: “Uno nunca sabe dónde puede hallar una gran idea”.

60 años atrás este genio de la animación constataba que el éxito de una organización tiene su fundamento en sus trabajadores y en el desarrollo de sus buenas ideas. Pero examinemos el proceso del éxito de manos de uno de los genios de la historia.

Estos son los puntos clave que llevaron al éxito mundial a este visionario:

  • Una de las premisas de Walt era el no desaprovechamiento de ninguna idea. Las viejas ideas eran otro foco de creación de nuevas y mejoradas ideas.
  • Él lo tenía muy claro. Por muy adultos que seamos no debemos dejar de soñar e imaginar todo como si fuésemos niños. Cuenta una anécdota que Walt siempre animaba a sus empleados a llevar una pintura de color en el bolsillo para potenciar la creatividad.
  • “Los empleados son los ojos de la empresa”. No había nuevo producto que no se crease con la participación de equipos de empleados de diversas áreas y de todo nivel. Especialmente Disney tenía muy en cuenta las ideas de los empleados que trataban a diario con los “huéspedes” (los clientes).
  • Ya en el punto anterior vemos que Walt daba mucha importancia a todos sus empleados puesto que les consideraba una mina de ideas. Por ello en sus estudios siempre había un lugar preparado para poder crear en equipo. Y por supuesto, se trataba de un ejercicio que se hacía con empleados de todas las áreas y condición. Esto motivaba a los trabajadores a participar de manera activa en la innovación de la empresa.
  • Pero la creatividad es necesario fomentarla. Por este motivo, en los estudios siempre se fomentaba un clima de trabajo constructivo.  En el que se empleaban métodos como la lluvia de ideas “Brain Storming”, trabajo en equipo y la motivación.
  • Otro punto que cuidaba con especial esmero era la selección del personal. Para Disney resultaba más importante la actitud que la aptitud. Porque al final para vender experiencias es necesario que los empleados sean los primeros en transmitir el espíritu.
  • Todo proceso de innovación sigue una estrategia. Las ideas primero son escuchadas y seleccionadas. Una vez seleccionadas, se evalúan para ejecutarlas, y tras su ejecución se vuelve a realizar un análisis. Además en esa evaluación intervienen todos los empleados. Cada vez que se iba a inaugurar un nuevo juego en alguno de los parques temáticos Walt ponía a todo su personal (desde ingenieros a los encargados de seguridad) a probarlo.
  • Tanto en las películas como en el parque, nuestro genio trataba de despertar los sentidos de la gente. Es por ello que en los parques siempre había música y movimiento por las calles. Si eres capaz de despertar al menos tres sentidos de una persona puedes crear una experiencia inolvidable.
  • El “no” directamente no se admite como respuesta. Si se puede pensar, se puede hacer, sólo hay que encontrar la forma. Para ello es necesaria la creatividad.
  • Para terminar, Walt Disney se preocupaba de que todos sus empleados fueran conscientes de lo importantes que eran para la empresa. Era consciente de que un trabajador que se siente valorado trabaja con mayor ilusión y haciendo suyo el trabajo. Esta realidad también es perceptible al cliente, que constata la buena disposición del empleado y eso se traduce en experiencias positivas. Además, el cliente se encuentra en continuo cambio. Por tanto es necesario que el proceso creativo de la empresa sea constante también. Ese proceso ininterrumpido sólo es posible de manos de los propios trabajadores. Ellos son los que a diario interactúan con los “huéspedes” y detectan al momento sus necesidades.

A Walt le funcionó, y a día de hoy sigue siendo una de las empresas con más potencial del mundo. ¿Te sumas a su método?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *