objetivos-smart

Establecimiento de objetivos y oportunidad de mejora

Establecimiento de objetivos y oportunidad de mejora. – El 2017 se ha presentado muy fresquito, soleado y arrollador. Ya nos encontramos a mitad de mes y en las empresas es el momento del cierre de la contabilidad. El momento de establecer nuevos objetivos o rediseñar los ya dispuestos. De establecer nuevos planes de acción y en definitiva configurar la empresa para afrontar el nuevo año que comienza.

El inicio de año debe ser un momento de análisis en el que evaluemos los éxitos y fracasos acontecidos durante el año pasado y basándonos en las conclusiones obtenidas construyamos los objetivos y las metas para el periodo que comienza.

Centrémonos en ese establecimiento de objetivos que comentábamos. Es el momento de mejorar los resultados del año ya finalizado. Y para ello es necesario escuchar a la empresa en conjunto. No nos cansamos de repetir que los mejores embajadores de la marca son unos empleados satisfechos. Por ello el 2017 tiene que ser el año de mejorar esa comunicación dirección-trabajador que muchas veces, no por falta de interés, sino de la herramienta adecuada, no resulta demasiado fluida.

Los trabajadores son los que mejor conocen el producto/servicio de la empresa ya que trabajan con y para él a diario. Por tanto, quién mejor que ellos para detectar las fortalezas y debilidades de la empresa. Aprovechemos esa ventaja y saquémosle el mayor partido posible.

A la hora de establecer los objetivos para el año, es importante tener en cuenta que se trata de objetivos a largo plazo. Objetivos que necesitan una buena base y fundamento para cumplir con las exigencias que se vayan presentando a lo largo de los siguientes 365 días.

Para que esos objetivos tengan un buen cimiento y lleguen a buen puerto deben seguir unos principios. Os dejamos una metodología ágil que os ayudará a identificarlos. S.M.A.R.T. “elegante” en inglés, y la palabra que nos ayudará a recordar que parámetros debemos tener en cuenta para establecer unos buenos objetivos.

S.M.A.R.T:

Smart objetivos

– S. Específicos: cada uno de ellos debe tener una acción determinada, debe ser concreto.

– M. Mesurables: debe ser cuantificable y medible. Es la manera de conocer el retorno de los esfuerzos invertidos en dicho objetivo.

– A. Alcanzables: tiene que haber una meta posible, que se pueda conseguir y no suponga un obstáculo.

– R. Realistas: los objetivos desmesurados consiguen desmotivación, ya que su consecución se termina viendo imposible. Es mejor establecer objetivos realistas y verdaderamente alcanzables.

– T. Plazo (en un tiempo determinado): un objetivo sin un tiempo determinado puede alargarse sin medida y por tanto imposibilitar su logro. Es necesario establecer tiempos, pero como comentábamos en el punto anterior, tiempos realistas, que si en un momento dado han de ser aumentados se haga, pero estableciendo de nuevo una fecha final en la que se pueda evaluar el retorno del esfuerzo empleado.

Siguiendo estos parámetros estableceremos objetivos que no sólo producirán resultados positivos, sino que además supondrán una motivación para los empleados.

Pero recordad, una vez establecidos los objetivos no deben dejarse a la deriva. Es necesario ir siguiendo su evolución, para modificarlos en la medida que sea necesario y de esta forma se adapten mejor a la meta final.

De nuevo os animamos a hacer uso de una plataforma de gestión de ideas, para que los empleados puedan ir aportando todo aquello que vayan viendo sobre el plan establecido, y ayuden a conseguir mejores resultados que resulten satisfactorios en todos los sentidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *