innovación y tecnología

Innovación y tecnología ¿dependientes?

Innovación y tecnología, no necesariamente dependientes la una de la otra, pero sí cada vez más intrínsecamente relacionadas.

Para que una organización esté abierta a la innovación y se encuentre en vías de innovar y arriesgar, debe de hallarse en una situación de bonanza. Es decir, un momento empresarial en el que la organización no sufra demasiado estrés, ni tenga dificultades económicas. La innovación supone asumir riesgos. Por ello es necesario que la empresa pueda soportar los posibles “fracasos” que puedan ir sucediéndose en el proceso de innovación.

Debe tratarse de una organización flexible y abierta al cambio. Que no se asuste ante lo nuevo y novedoso. Que esté preparada para probar y “lanzarse a la piscina”. Además el clima que exige este proceso es precisamente un clima inclinado al cambio y propenso a experimentar.

Los aspectos comentados son los necesarios para que la innovación se lleve a cabo. Y como bien podemos apreciar, ninguno está directamente relacionado con la tecnología. Pero la realidad es que esta poderosa herramienta es una de las principales “muletas” de la innovación actualmente. Explicamos por qué:

Innovación y tecnología ¿dependientes?

La tecnología es ese soplo de aire fresco que muchas veces necesitamos para despejarnos y seguir adelante. Posibilita lo que el ser humano, por sus limitadas capacidades, muchas veces se ve impedido. La tecnología permite la realización de proyectos que de otra manera serían inviables y se quedarían en meros sueños o buenas ideas.

Cómo decíamos anteriormente, la innovación necesita probar, experimentar y prototipar. Esto gracias a la tecnología es ahora posible sin grandes costes, ya que ha conseguido romper prácticamente con las barreras de tiempo y espacio. Contactar con una persona a miles de kilómetros con tan sólo un botón ahora es posible.

Gracias a esto es posible sacar el mayor partido de la primera fase de la innovación: el intercambio de ideas. Momento en el que la cantidad de ideas es el primer paso para el descubrimiento de ideas de verdadera calidad.

La innovación siempre ha surgido a partir de los progresos de personas que ya habían triunfado antes que nosotros. Ahora gracias a la tecnología tenemos acceso a todo ese conocimiento. No sólo al conocimiento de nuestros contemporáneos, sino al de grandes cerebros de años, décadas y siglos atrás, independientemente de que su idioma fuese el nuestro o se encontrasen en el otro extremo del mundo.

Además no debemos olvidar que a medida que la tecnología avanza, va desarrollando la inteligencia artificial, inteligencia que posiblemente no dentro de tanto comience a sorprendernos.

La propia tecnología es fruto de la innovación llevada al éxito, y es la herramienta que a día de hoy posibilita cumplir esa fantástica cita de Walt Disney:

«Si puedes soñarlo, puedes hacerlo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *