creatividad

Creatividad, la base de una buena innovación

Creatividad, la base de una buena innovación – Una empresa que apuesta por la innovación es una empresa que fomenta un entorno de creatividad y margen para el error.

Hablamos de generar ideas, de convertir esas ideas en innovación. ¿Pero cómo conseguimos la creatividad necesaria para generar esas ideas? Nuestros empleados no son fábricas continuas de buenas ideas. Las buenas ideas hay que fomentarlas y generar un ambiente propicio para que surjan espontáneamente. Uno  de los primeros aspectos a tener en cuenta es que para conseguir buenas ideas es necesario que la creatividad esté viva. Y para ello hay que trabajarla, fomentarla, impulsarla. Al contrario de lo que muchos piensan, la creatividad sí se puede desarrollar a base de trabajo y esfuerzo.

Cómo desarrollar la creatividad

Para empezar tiene que ser una iniciativa que surja de la propia persona. Tiene que atreverse a salir de su zona de confort. También es muy importante la acción de la empresa en este aspecto. Su proactividad en este ámbito será determinante de cara a que el trabajador se encuentre realmente motivado a desarrollar su creatividad y aportar más a la empresa.

La generación de retos por parte de la dirección, que hagan pensar a los trabajadores es uno de los mejores medios para fomentar esa creatividad. Se trata de poner a los empleados en la tesitura de enfrentarse a cuestiones que tendrán que afrontar a su manera, pensando y sugiriendo soluciones. Cuanto más realistas, más identificado se sentirá el empleado y mayor motivación dispondrá para participar si verdaderamente supone un reto para su actividad diaria.

Es importante dejar margen al error. La innovación es prueba y error. Pero no hay acciones incorrectas. Citando al célebre Thomas Edison:

“No he fracasado. He encontrado 10.000 maneras que no funcionan.”

Esta debe de ser la filosofía a aplicar en la innovación, especialmente teniendo en cuenta que Edison era sólo uno, y en la empresa contamos con un equipo. Un equipo que gracias al uso de la inteligencia colectiva encontrará el error en múltiples ocasiones. Pero a través de él, y también gracias  al mismo, encontrará el éxito más veces de las esperadas.

La creatividad aporta crecimiento. Además fomenta la motivación entre los trabajadores fidelizándoles más y haciéndoles sentir verdaderamente parte de la empresa.

Pero la creatividad no se puede quedar sólo en eso. Hay que saber gestionarla y conducirla hacia el objetivo. El objetivo es proyectar una idea surgida de la creatividad y la innovación convirtiéndola en un proyecto real. Esta es la verdadera función de Onyx Ideas, generar valor que se convierta en crecimiento para la empresa tanto a nivel interno como de cara a los clientes finales.

Comenzábamos diciendo que una empresa que apuesta por la innovación es una empresa que fomenta la creatividad. Ser creativo es una actitud, no un simple supuesto idílico. Ser creativo es ser innovador, y ser innovador requiere el compromiso con la innovación. Comprometerse con ella puede suponer la orientación hacia el éxito en tu empresa.

¿Comenzamos?

Un comentario sobre “Creatividad, la base de una buena innovación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *